Pinacoteca UdeC presenta exposición virtual dedicada a la obra de Ezequiel Plaza

El jueves 8 de abril la Casa del Arte de la Universidad de Concepción dio inicio a su ciclo de exposiciones virtuales 2021, y la primera inauguración tiene una relación muy particular con la propia colección de la Pinacoteca UdeC. Y es que la exposición corresponde al Ciclo de Biografías, que rescata a varios de los y las artistas que forman parte de nuestra colección. 

La primera exposición se titula “La eternidad de un retrato”, y está centrada en la obra de Ezequiel Plaza. Nacido el 11 de agosto de 1892 en Santiago de Chile, fue uno de los pintores que integraron la denominada Generación del Trece, que se caracterizó por realizar una pintura que recoge los temas de la vida urbana y rural, las costumbres del pueblo y sus protagonistas.

La curadora de la Pinacoteca UdeC, y de esta exposición, Sandra Santader Montero, explica que los artistas de la Generación del Trece “dejaron una producción pictórica principalmente de paisajes, escenas y retratos, que se distancia notablemente de sus antecesores. Una pintura de corte figurativo a ratos expresionista, de cromatismo áspero, que en aquellos días no concitó interés por parte del medio académico local”.

Ezequiel Plaza ingresa en 1906 a la Academia de Bellas Artes, donde recibe las enseñanzas de Pedro Lira, Cosme San Martín  y del maestro español Fernando Álvarez de Sotomayor, su principal mentor y de quién recibe la mayor influencia pictórica. A la edad de 19 años alcanza una inusual madurez artística, cuando realiza su obra más conocida: ”El pintor Bohemio”, logrando un segundo lugar en la Exposición del Centenario, realizada en el entonces recién inaugurado  Museo Nacional de Bellas Artes en 1910. Es sin duda el retrato de su generación, y que hoy forma parte de la Pinacoteca de la Universidad de Concepción junto con otras 142 obras de este autor.

En cuanto a su cuerpo de obra, Sandra Santander apunta que “revisando la vasta producción de pinturas de este artista, pueden advertirse dos vertientes claramente definidas, por una parte están sus retratos, de gran contención académica, de un controlado realismo y colorido opaco, con tendencia al simbolismo, a lo misterioso, a lo esfumado, una pintura aspiracional tal vez herencia de su maestro Pedro Lira”. “Por otro lado están los paisajes y las escenas costumbristas, abordados como un ejercicio más experimental, de composición libre y emocional, con una paleta luminosa y de colores más puros, algunos son casi bocetos a color por la soltura y gestualidad de la pincelada”, explica la curadora. 

La exposición está conformada por 30 obras del artista, las que se exhiben en un formato digital. La exposición se puede revisar por medio de Facebook y en el canal de Youtube de la Pinacoteca UdeC.